Español

La «nueva normalidad»

Llevamos la máscara puesta y ya nos hemos desinfectado las manos: podemos empezar la jornada. Así es el nuevo día a día para muchos empleados. Para protegerse a sí mismos y a los demás ante el coronavirus, hemos introducido nuevas medidas de protección en nuestras plantas. ¿Cómo las llevan nuestros empleados?

Erik Prohászka, supervisor de turnos del taller de prensa de Esztergom (Hungría), afirma lo siguiente: «Al principio fue difícil acostumbrarnos a las medidas, pero ahora los trabajadores ya las tenemos interiorizadas. Lo que más gustó a la plantilla fue que la empresa implantase medidas de protección como el uso de desinfectantes inmediatamente después del estallido de la pandemia».

Se han dividido equipos para que la mitad de ellos trabajen en la planta y la otra mitad desde casa; cada semana, los turnos se invierten. Entre las medidas de protección, se incluye mantener la distancia, dejar las puertas abiertas, limpiar con frecuencia las superficies más tocadas y establecer barreras físicas, como pantallas de plexiglás.

«Llevo trabajando desde casa desde el mes de marzo», nos dice Sabine Montenbruck, asistente de Gestión de Producción en Iserlohn (Alemania). «Desde casa se trabaja muy bien. Estoy muy agradecida por tener esta oportunidad y por que el equipo de TI nos haya podido proporcionar portátiles con tanta rapidez. En mi primera reunión en la oficina, las máscaras todavía no eran muy habituales. En la segunda visita, estaban ya casi generalizadas».

Mike Walsh, Director de Salud, Seguridad y Medioambiente en Aurora (Canadá), nos dice lo siguiente: «El personal de adquisición ha estado trabajando mucho para garantizar la compra de mascarillas (incluidas mascarillas reutilizables y desechables), desinfectante de manos y productos de limpieza. Todas las plantas han revisado sus inventarios y se han preparados para volver al trabajo. Todos los empleados recibirán las mascarillas cuando así se les exija para trabajar en aquellas zonas donde no puedan mantener una distancia física suficiente por la naturaleza de sus tareas, cuando así lo exija la normativa o si las quieren utilizar voluntariamente».

«A algunos empleados todavía les cuesta mantener la distancia de seguridad necesaria, especialmente en las entradas y en los puntos de fichaje», nos dice Fábio Valente, Técnico de Salud y Seguridad en Ovar (Portugal). Además, garantizar la desinfección de los puestos de trabajo antes de cada turno o antes de utilizar las máquinas también supone un reto», nos cuenta. Por lo general, no obstante, nuestros empleados están aceptando muy bien las medidas de protección. «Para evitar la expansión de la COVID-19 en nuestra empresa, todos tenemos que ser responsables. Ese es el mensaje que tenemos que enviar a todo el mundo».

Hugo Ferreira, Director Global de KAPS en Ovar (Portugal), sigue trabajando desde casa. «Para mi departamento, el mayor reto es que no se nos permite viajar ni organizar talleres in situ. Por eso los hacemos online. Por lo demás, no es un cambio dramático para nosotros. Estamos acostumbrados a trabajar en sitios diferentes, así que ya disponemos de sistemas de gestión para coordinar los equipos».

«Ponerse mascarillas, desinfectarse las manos y superficies pueden convertirse en rutinas diarias. A veces nos olvidamos de quitarnos las mascarillas, por ejemplo, cuando nos bebemos un vaso de agua o nos comemos un aperitivo; se han convertido ya en parte de nosotros», nos cuenta Corina Mandă, Asistente de Gestión en Craiova (Rumanía).

Thomas Lozinski, Director de Conformado en Caliente y Sistemas de Remolque en la planta de Iserlohn (Alemania) es optimista: «No podemos dejar que el trabajo nos agüe la diversión y no nos deje sacar lo mejor de esta situación. Sabemos que KIRCHHOFF Automotive está bien posicionada y que nos sobrepondremos a estos tiempos tan difíciles. El espíritu de lucha y la voluntad de ayudar para superar esta crisis se sienten en todos los trabajadores. La actitud de grupo y la cohesión en la empresa son pilares esenciales para todos los empleados y para proporcionar seguridad».

Todos tenemos que adaptarnos a esta «nueva normalidad». Para protegernos y proteger a los demás, las medidas seguirán en vigor durante un tiempo. Pero estamos seguros de que, de este modo, todos podemos contribuir a conseguir unas condiciones laborales seguras en nuestras fábricas.

 

<- Volver a: News archive